Las canciones que oimos a diario estan llenas de mensajes que nos instan a buscar la aprobación de los demás. Estas letras dulzonas pueden resultar más dañinas de lo que uno piensa declarando que algo o alguien es más importante que uno mismo y que sin la aprobación de ese alguien “tan especial” el Yo se derrumba

No puedo vivir, si vivir significa estar sin tí…. Me haces tan feliz….reescribirlo por:
Yo me hago a mí mismo muy feliz por las cosas que me digo a mí mismo respecto de tí

Me haces sentir como una mujer…..Reescribirlo por
Yo me siento mujer por mí misma, eso nada tiene que ver contigo

Todo depende de tí…..

Si tu te vas

Sin tí yo no soy nadie….reescribir por:
La gente que necesita de la otra gente es la gente más desgraciada del mundo. Pero la gente que quiere amor y disfruta de la gente es la que logra ser feliz

Tú eres el rayo de sol de mi vida…..
Yo soy el rayo de sol de mi propia vida, y al tenerte a ti, la hago brillar aún más

Aunque es seguro que canciones así no se venderían, reescribiendo la letra de las canciones se puede empezar a cambiar la dirección de los mensajes inconscientes que se oyen en nuestro medio cultural.

Hay que traducir el ” Sin tí no soy nadie ” por “Sin mí mismo no soy nadie, pero el tenerte hace que este momento presente sea muy agradable”

Estos mensajes hacen que sin apenas darnos cuenta:

Colocan la responsabilidad de tus sentimientos en los demás. Si te sientes así ( fatal, dolido, gozoso, feliz) entonces EL/ELLA , esa persona, no tú es el responsable de lo que tú sientes.

Si ellos son responsables de como te sientes, cualquier cambio en tí se vuelve imposible, puesto que es culpa de los demás que te sientes así.

Mientras los demás sean los responsables y tú no puedas cambiar, tú no tendrás que correr ningun riesgo y evitará cualquier actividad que implique correr un riesgo en tu vida

Reforzar la idea de que otros tienen que ocuparse de tí

DR Wayne W Dyer

Tus zonas erroneas