El test del día del Amor
 
Una de las ventajas de este test, es que se puede realizar individualmente o por parejas. ¿Hasta dónde se  puede influir en la conducta y los sentimientos de las personas que le rodean ?  Compruebalo con el día del Amor.
 
Con frecuencia pensamos que hay conductas que las personas no podemos modificar, que se deben a eso que popularmente llamamos la personalidad de cada uno.
La realidad es que la conducta de uno influye en la del otro; de tal forma que si queremos cambiar la conducta de nuestra pareja, de una persona cercana, deberemos introducir algunas modificaciones en nuestra conducta para favorecer  ese cambio.
 
En concreto el día del Amor consiste en que la persona que lo vaya a realizar aumentará de forma muy significativa el número de conductas positivas que habitualmente tiene con la otra persona.
Es decir, ese día, a pesar del comportamiento que manifieste la pareja, la persona cercana, tratará de hacer , decir o facilitar situaciones que resulten de su agrado y lo hará tanto si las circunstancias favorecen esas manifestaciones, como si las dificultan.
De esta forma, comprobará como su conducta influye en el otro; es decir, como cuando el/ella cambia su modo de comportarse, cambia el modo de comportarse la otra persona.
 
Con frecuencia cuando la otra persona hace algo que nos ayuda a sentirnos bien, pensamos que es su obligación, que no tiene demasiado mérito. Este es otro de los errores que no podemos cometer en nuestras relaciones.
Si pensamos que los otros tienen demasiadas obligaciones, no les reforzaremos por esas conductas, nos les mostraremos nuestro agrado y nuestro reconocimiento y pronto las extinguiremos
 
Si pensamos que el otro tiene que escucharnos por obligación y no le mostramos nuestro bienestar y nuestro agradecimiento cuando lo hace, y por el contrario le manifestamos nuestro desagrado cuando no lo hace, de esa forma sólo conseguiremos que deje de escucharnos o lo haga trasmitiendo la pesadez y el escaso entusiasmo que le supone hacerlo.
 
Mª Jesús Álava Reyes
Amar sin sufrir