"Un hombre es tan feliz como prepara su mente para hacerlo"
Abrahm Lincoln
 
 En el origen de cada pensamiento hay una creencia, un valor, una visión o una percepción de la realidad y es ahí donde has de hacer un trabajo para conocerte más a fondo y trasformar lo necesario.
 
 
El pensamiento es una energía que tiene gran poder. Sin embargo no puedes tocarlo fisicamente. De todas formas el pensamiento influye totalmente en lo físico. Si tienes un pensamiento de miedo, tu respiración cambia automáticamente, y si tienes un pensamiento de relajación o de felicidad tu postura corporal y tu respiración mejora.
Ese es el poder del pensamiento sobre el cuerpo, aunque el pensamiento que surge de nuestro ser consciente es una energía que no es fisica.
 
 
Transformar los miedos es una cuestión de trasformar a nivel profundo la visión que tienes de ti mismo y de tu propia identidad. El lema de muchas personas es: quiero, necesito, quieres y necesitas. es una relación de dependencia y de querer tomar.
Olvidas tu misión de dar y sólo te preocupas de lo que puedes conseguir y tomar de aquí y de allá.
 
 
La energía de nuestro ser, de nuestra vida está hecha para compartir toda su belleza, es decir para DAR. Pero cuando desconectas de tu propio ser verdaddero empiezas a necesitar llenarte desde afuera.
Cuando te olvidas de que eres paz, buscas la paz en la naturaleza, en los demás, en el trabajo o en la satisfacción profesional.
Cuando internamente estas insatisfecho, sientes un vacio, un estado de inseguridad personal y necesitas que los demás te aprecien para quererte a ti mismo, que los demás te digan lo bien que lo haces, para sentir que lo haces bien, es decir necesitas la proyección positiva de los demás hacia ti.
 
Cuando limpias el intelecto de miedos, mejora tu capacidad de razonar, de discernir y de decidir.
Cuando eres responsable, honesto, sincero y verdadero contigo mismo, aprendes a tener un ciclo de pensamientos más sano, significativo, elevado y de calidad
 
 
Atreverse a vivir (Fragmentos)
Miriam Subirana