El amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad. El amor es un poder activo en el hombre; un poder que atraviesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás; el amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separatidad, y no obstante le permite ser él mismo, mantener su integridad.
En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y no obstante siguen siendo dos.
 
 
El amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.
El amor es una actividad, no un afecto pasivo, es un "estar continuado" no un "súbito arranque". Puede describirse el carácter activo del amor afirmando que amar es fundamentalmente dar, no recibir.
 
Quien es capaz de dar de sí es rico. Se siente a sí mismo como alguien que puede entregar a los demás algo de sí
 
¿Que le da una persona a otra ? da de sí misma, de lo más precioso que tiene, de su propia vida.
Ello no significa necesariamente que sacrifica su vida por la otra, sino que da lo que está vivo en él ( da de su alegría, de su interés, de su comprensión, de su conocimiento, de su humor, de su tristeza) de todas las expresiones y manifestaciones de lo que está vivo en él. Al dar así de su vida, enriquece a la otra persona , realza el sentimiento de vida de la otra al exaltar el suyo propio. No da con el fin de recibir; dar es de por sí una dicha exquisita.
Pero al dar, no puede dejar de llevar a la vida algo en la otra persona, y eso que nace a la vida se refleja a su vez sobre ella; cuando da verdaderamente, no puede dejar de recibir lo que se le da a cambio. Dar implica hacer de la otra persona un dador y ambas comparten la alegría de lo que han creado.
 
El Amor es un poder que produce Amor
 
Fragmentos del Arte de Amar
Erich Fromm