Cuando nuestras vidas no son como queremos que sean, podemos estar seguros de que tenemos un compromiso que entra en conflicto oculto con alguna otra cosa que no es con lo que decimos estarlo.
 
Por ejemplo, puedes decir que estas comprometido con tu seguridad económica, pero si examinas detenidamente tus elecciones , puede que te des cuenta de que gastas más de lo que ganas cada mes .Si miras a fondo para ver por qué no estás ahorrando o pagando tus deudas, descubriras otro compromiso más profundo que puede que sea gastar dinero donde y cuando quieras. Cuando ves algo que te gusta, tu respuesta natural y primer compromiso es el que gana…
 
Tomar la decisión de estar en mejor forma física, pero siempre encuentras una excusa….
 
La mayoría ni siquiera sabemos  que tenemos otros compromisos que los que estamos intentando manifestar.
Es la razón por la que los llamo compromisos subyacentes: existen en un plano inconsciente. Son nuestros primeros compromisos y si no somos conscientes de ellos pasaran por delante de cualquier otro deseo.
Nuestros compromisos subyacentes dirigen nuestros pensamientos, creencias y lo más importante, nuestras elecciones; son fuerzas invisibles que dan forma a nuestra realidad. Nuestros compromisos subyacentes son responsables de la discrepancia entre lo que queremos y lo que experimentamos realmente.
 
Estos compromisos están formados por decisiones inconscientes que hemos tomado en el pasado.
Si has sido educado por padres controladores, aunque pienses que lo que quieres es disciplina y estructuración, tu vida puede estar siempre en un estado de caos debido a que tu primer compromiso es ser un espíritu libre.
 
Puede que tu primer compromiso sea la seguridad, entonces tus decisiones seran acordes con este compromiso. Aunque estés deseando pedir una promoción o tener cargo de mando, no podras manifestar tu deseo porque tu primer compromiso es permanecer dentro de los confines de tu realidad actual.
 
 Quiza en los oscuros rincones de tu subconsciente hayas decidido que no puedes confiar en nadie y que es más fácil estar solo. entonces aunque quieras amor y relaciones íntimas en tu vida, siempre elegirás a la pareja equivocada, porque tu primer compromiso es estar solo.
 
Estos compromisos subyacentes nos tienen atrapados en el mismo lugar año tras año. La mayoria pensamos que nuestras decisiones inconscientes son signos de debilidad o de mala suerte como errores familiares , conocidos o equivocaciones.Nos comemos una madalena cuando hemos dicho que queremos perder peso. Engañamos a un ser querido cuando hemos dicho que nos hemos comprometido a tener una relación sincera
 
Ésta es, la guerra , la lucha interior que no cesa entre nuestros compromisos inconscientes y los deseos de nuestra alma. Nuestra alma anhela todas aquellas cosas que nos aportarán dicha y plenitud, mientras que nuestros compromisos inconscientes y subyacentes se esfuerzan por manifestarse y validarse. Los compromisos subyacentes son tan potentes porque son nuestros primeros compromisos. Si no les hacemos caso, nos ataran al pasado y nos robarán el futuro que nos merecemos. Los compromisos subyacentes nos llevaran a repetir las mismas conductas de sabotaje una y otra vez a la vez que aumentan nuestra resignación.

Puesto que a la mayoría nunca nos han hablado de estos compromisos subyacentes, ni siquiera somos conscientes de su existencia. No obstante hemos de descubrirlos, puesto que mientras permanezcan ocultos seguirán dictando nuestras elecciones. Tendremos que soportar el stress y la lucha que conlleva decir que queremos una cosa y hacer otra. Continuaremos sintiendo la impotencia de no ser capaces de conseguir el futuro que deseamos.

                                                                                                                                 

Hemos de sacar a la luz nuestros compromisos subyacentes antes de tener la fuerza para cambiarlos. Al exponer estos compromisos inconscientes, conseguiremos la libertad de mantenernos en la verdad. Luego viene la fortaleza para ser sinceros.

Una vez que hemos reconocido la verdad, puede empezar el proceso de transformación.

Cuando sale la verdad experimentamos un profundo cambio en nuestros sentimientos respecto a nosotros mismos.

 

Si realmente quieres cambiar tu vida has de tomar decisiones nuevas. Las preguntas correctas te despiertan y te dan el poder que necesitas para cambiar el rumbo de tu vida. Lo más importante es que te dan inspiración para satisfacer tus más profundos deseos. Cada vez que tomas una decisión nueva y que te da fuerza, cada vez que eliges cambiar de rumbo y dirigirte en la dirección de tu visión surgirá tu inspiración y tu llama ardera con fuerza. Cada vez que te detienes, que reduces la marcha ytomas una decisión que nutre tu alma, te estarás dando la confianza que necesitas para seguir adelante en tu viaje hacía el destino de tus sueños.

 

Debbie Ford

Hágase estas preguntas

                                                 

Anuncios