El buen proceder consiste en ser sinceros en todo y ensamblar nuestra alma con la voluntad
universal, esto es, hacer a los otros aquello que deseamos que nos hagan.
 
El hombre de bien exige todo de sí mismo; el hombre mediocre espera todo de los otros.
 
 
La mayor gloria no es permanecer de pie, sino levantarse cada vez que uno cae.
 
 
Dónde quiera que vayas, vete con todo, lleva al lado a tu corazón.
 
 
Transporta un puñado de tierra todos los días y harás una montaña.
 
 
Escoge un trabajo que tu ames y no tendrás que trabajar un sólo día de tu vida.
 
No te creas tan grande hasta el punto de ver  a los demás por debajo de ti.
 
 
Todas las cosas poseen belleza pero no todos la ven.
 
 
Deja que el carácter sea formado por la poesía, fijado por las leyes del buen comportamiento y perfeccionado por la música.
 
 
Hasta que el sol brille, encendamos una vela en la oscuridad.
 
 
Donde hay justicia no hay pobreza.
 
 
Pagar el bien con el bien y el mal con la justicia.
 
 
Cuéntame y lo olvidaré. Muestrame y lo recordaré. Abrazame y lo entenderé.
 
 
Cuando naciste a tu alrededor todos reían y tu llorabas. Haz lo necesario para vivir de tal modo que, a la hora de tu muerte, todos lloren, sólo tu rías.
 
 
Hay personas que lloran al saber que las rosas tienen espinas.
Otras ríen de alegría al saber que las espinas tienen rosas.
 
La ignorancia es la noche de la mente….más una noche sin luna ni estrellas.
 
 
Confucio