Vive como una luciernaga. Luz por todos los poros. Todas nuestras conductas tienen alguna tramoya más o menos oculta. No tengas ningun miedo en sacar a la luz, en focalizar todos los rincones. Mejor: que no haya rincones. ¡Sé tú!
 
 
Las emociones también son teoría, formas de entendernos con la vida. Se han configurado en experiencias anteriores. No agaches la cabeza, ni las ocultes. Racionalizalas y si no te hacen feliz, redáctalas de otra manera.
 
 
Cree en ti mismo y sé flexible. Ninguna teoría o forma general de comprenderte ha de ser una camisa de fuerza imperecedera. Todo lo puedes revivir de otra forma y desde otro horizonte. No ahogues las fuentes de la inagotable energía de tu ser de palabra. De otras vivencias y de otras palabras.
 
 
Tus formas de pensar/ hablar la vida no son inamovibles. Tampoco perfectamente eternas. Las puedes mejorar y cambiar. Tu buena calidad de vida depende de las ganas que tengas de saberte en el tiempo y en el espacio para hacerte con una buena carga de ironía y de aceptación a lo que hay. Desde ahí, en cada momento, retómate y hazte. Que nada del pasado te marque inflexiblamente.
 
 
Aunque nacemos con un pasado, sabemos que no tiene por qué ser un lastre. Precisamente, en eso consiste un presente luminoso: hacer que todo pasado se reviva de manera renovadora y positiva. Para eso estamos unos con otros. Para que ese permanente afán de realización luminosa sea posible.
 
 
Podemos crecer siempre nutriendonos de buenos sentimientos. Si algo encontramos en nuestro mundo emocional, aire aunque sea huracanado. No vale la pena, es una pena, que estemos dispuestos a pasarnos la vida en el lamento de lo ocurrido, cuando podemos rehacernos.
 
 
No te ocultes tu realidad. Pero no la exageres. Lo ocurrido, ocurrió, pero siempre teñido de tu propia lectura. Aumenta siempre tu diccionario y tu sintaxis vitales. desde ahí siempre puedes hacer lo más humano e inalienable: construir tu propia realidad humana.
 
 
Acepta tu realidad y no desprecies a los otros. Acepta la vida como es y se nos presenta. Si podemos vivir mejor añadiendo otras experiencias y sentidos, ánimo. Es posible. Es la gran belleza de la realidad humana: que el pentagrama de lo posible es amplisimo. casi inagotable.
 
 
No creas que hemos nacido para repetir secuencias celulares. Para eso ya hay toda la animalidad en el Planeta. Hemos nacido para poder decir "YO"  con ciertas garantias de sentido y claridad. Entonces, no escurramos el bulto.¡¡ Hagamos lo mejor posible aquello que hemos de hacer !!
 
 
Potencia al máximo la fuerza de tu luz personal. Que nada te arredre y te someta. No te escudes en que " soy así" Has vivido ciertas experiencias, que nos han dado trama existencial. Todo es relativo y temporal. Nuestra conciencia en otro tiempo puede atribuirse otras emociones, otros sentimientos, otras racionalizaciones. Si son mejores…..mejor que mejor. ¡ Más calidad de vida ! Aquella que nace de nuestra propia autonomía.
 
Pensamientos positivos
Albert Ellis