Los pensamientos pueden ser unas veces nuestros mejores amigos y otras nuestros peores enemigos. Cuando nos hacen creer que el mundo entero está contra nosotros, cada percepción, cada encuentro, la existencia misma del mundo se convierte en causa de tormentos.
 
Mirando de cerca el contenido nos percatamos hasta que punto colorean la pelicula interior que proyectamos sobre el mundo: El ansioso, teme el menor movimiento, si tiene que coger un avión, piensa que se va a estrellar; para el celoso el menor desplazamiento de su compañera resulta sospechoso, la menor sonrisa dirijida a otro es fuente de tormento…Para estos. asi como para el avaro, el irascible, el obsesivo los pensamientos se vuelven tormentosos, destruyen la alegría de vivir y la de sus allegados
 
¿Como podemos acabar con el sempiterno regreso de los pensamientos perturbadores?
 
En lugar de atormentarnos tanto, miremos simplemente lo que hay en el fondo de la mente, detras de los pensamientos.
Entrenándonos en la observación de la fuente de los pensamientos, nos percataremos de que cada uno de ellos surge de esa conciencia pura para diluirse en ella de nuevo, al igual que las olas emergen del mar y se disuelven en él.
No es necesario aplastar las olas por la fuerza, se reabsorven por si solas. En cambio es saludable aplacar el viento de los conflictos interiores que forman esas olas y las propagan.
 
El primer pensamiento es como una chispa; sólo adquiere fuerza si le facilitamos un medio para propagarse. Entonces es cuando pude adueñarse de nuestra mente
 
Matthieu Ricard
selección de fragmentos
 
 
 
Todos llegamos a ser aquello que pensamos.. Si abrigas pensamientos de rabia, experimentaras rabia; si los abrigas de entusiasmo, te sentiras entusiasmado, si tienes pensamientos felices experimentarás felicidad……y si abrigas pensamientos de amor, experimentarás AMOR. Es así de sencillo.
 

Adam J. Jackson

 
aclarando 2-pensamientos