Dos amigos, pueden ver a la misma persona, reconocerla ambos al instante. Aparentemente han percibido lo mismo; de hecho ambas pronuncian el mismo nombre propio cuando la ven. Pero esa persona despertará en cada uno por asociación sentimientos completementes diferentes.Uno puede fijarse en su rostro y el otro en su ropa. Uno puede sentir atracción y el otro indiferencia u hostilidad.
 
Cada uno proyecta en dicha persona su propio condicionamiento ( proveniente en gran medida de vivencias pasadas) y el resultado es una experiencia diferente para cada cual.
 
Reconocemos e interpretamos lo que percibimos en virtud de la memoria, ésta tiene dos vertientes, una colectiva ( significados asumidos culturalmente) y otra individual.
La memoria no es neutra, ni tampoco desinteresada, solemos recordar lo que nos conviene recordar, recrear lo que deseamos recrear y olvidar lo que queremos olvidar.Toda percepción es una interpretación.
 
Nuestra mente configura el mundo que habitamos, no sólo es una realidad comun a todos ( al menos los que comparten una misma cultura) también la percepción de cada individuo está teñida por asociaciones estrictamente individuales, más que un único mundo, lo que hay realmente es un número ingente de ellos, tantos como personas.
 
¿No es evidente que el mundo del niño no es el mismo que el del adulto,el del primitivo no es el del hombre civilizado, ni el ignorante del instruido, o el de la persona triste al de la persona feliz?
 
El mundo nos configura a la vez que nosotros lo configuramos. El pensamiento no puede reflejar el mundo de forma objetiva e imparcial porque es en sí mismo la resultante de todo un mundo particular que lo sostiene, posibilita y condiciona….
 
Aquel que se considera débil suele percibir la sociedad como una estructura que le aplasta, el que se cree fuerte ve el mundo como un campo para su acción.
Si alguien cree ( pues eso le ha imbuido su cultura) que las fuerzas de la naturaleza son divinidades auxiliadoras y protectoras, que las cosas que le rodean tienen alma y que todo esta vivo, ese será su mundo, en ese mundo mágico habitará, esa es su realidad que le hará sentirse feliz, protegido, amenazado, maravillado o desamparado, aunque a otra persona le pueda parecer una solemne tonteria.
Quien piensa que lo que gobierna el cosmos son fuerzas ciegas y que la vida está regida por la mecánica y el azar vivirá en esa fria realidad en la que cree…
 
El mundo es para cada hombre lo que éste de hecho piensa o cree que es, esto nos lleva a pensar equivocadamente que nuestro mundo es el mundo, y que los que no comparten nuestro modo de pensar habitan en el más profundo error.
 
Mónica Cavalle
La sabiduría recobrada
Filosofía como terapia
 
 
 
Un campesino se sentó a la puerta de su casa a tomar el fresco.
Pasó un hombre que al verle pensó:
-Este hombre es un perezoso. No trabaja y se pasa el día sin hacer nada.
 
Luego pasó otro caminante y pensó para sí:
-Este hombre es un mujeriego. Esta todo el día sentado para ver a las muchachas y alternar con ellas.
 
Pasó otro viajero y pensó para sí:
-Este hombre es muy trabajador. Ha trabajado todo el día y ahora se toma un merecido descanso
 
Moraleja….
 
No podemos decir mucho del carácter y constumbres del campesino. Pero sí que podemos decir algo de los tres hombres que pasaron por el camino:
Del primero podemos decir que era un perezoso
del segundo que era un mujeriego
Del tercero podemos decir que era un hombre muy trabajador
 
 
Los sentimientos son fenómenos transacionales en los que se da una causalidad circular que nos resulta difícil comprender, porque estamos habituados a un pensamiento lineal y tendemos a pensar que detrás de la causa viene el efecto.

Nos encontramos con unas influencias reciprocas y el efecto se convierte en causa o al reves. ¿Una cosa es bonita porque nos gusta o nos gusta porque es bonita?
 
Para una gran parte de la filosofía y psicológias modernas, lo que llamamos " mundo" es el modo como la realidad aparece a un sujeto. Todos vivimos la misma realidad, pero cada uno habitamos en nuestro propio mundo.
Un valiente y un cobarde no ven lo mismo porque "lo que se recibe se recibe a la manera del recipiente.
Por ello cuando decimos que el miedo es el sentimiento desencadenado por la aparición del peligro, estamos diciendo algo verdadero que acaba siendo falso por su simpleza. ¿Es el peligro un dato objetivo o depende la melindrosidad del sujeto?
 
Una persona timida ve un peligro en situaciones en que los demás no lo ven. La peligrosidad del objetos puede depender de la evaluación que hace el sujeto y esta puede estar equivocada.
 
José Antonio Marina
Anatomía del miedo
 
 

 
 Un hombre camina por el costado de una carretera y se encuentra a un hombre que parte piedras golpeandolas con un mazo. Su rostro expresa desdicha  y sus gestos rabia.
El hombre se detiene y pregunta ¿Señor que hace?
-Pues ya ve…no he encontrado más que este oficio estupido y doloroso
 
Un poco más adelante ve a otro hombre que también se dedica a partir piedras, pero su rostro está sereno y sus gestos son armoniosos ¿Que hace usted señor?
-Pues ya ve…me gano la vida gracias a este cansado oficio, pero cuento con la ventaja de estar al aire libre
 
Algo más lejos, un tercer picapedrero aparece radiante de felicidad. Sonríe al ver la masa petrea y mira placenteramente las lascas de piedra ¿Que hace usted señor?
-Yo…¡¡construyo una catedral!!
 
 
La piedra desprovista de sentido somete al desdichado a lo real, a lo inmediato, que no permite comprender más que el peso del mazo y del dolor del golpe. Por el contrario quien tiene una catedral en la cabeza trasfigura la piedra y experimenta la sensacion de elevación y de belleza que provoca la imagen de la catedral.
Sin embargo se esconde un misterio en el mundo íntimo de los picapedreros ¿porque algunos tienen una catedral en la cabeza mientras otros no ven más que piedras?
 
El amor que nos cura
Boris Cyrulnik