Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás.
 
Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación.
 
Necesitas valorarte para valorar
Quererte para querer
respetarte para respetar
y aceptarte para aceptar
 
Ya que nadie da lo que no tiene dentro de si
 
Ninguna relación te brindará la felicidad que tú mismo no construyas
Ninguna relación te dara la paz que tu mismo no crees en tu interior
 
Sólo podras ser feliz con otra persona cuando seas capaz de decirle convencido
" No te necesito para ser feliz"
 
Sólo podras amar siendo independiente hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer
 
Sólo se podrá ser feliz cuando dos personas felices se unan para compartir su felicidad y no para hacerse felices la una a la otra.
 
Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, necesitas autoestima y la práctica de una libertad responsable.
Prtender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía que sólo trae frustaciones.
 
Por eso amate mucho y madura…para que un día puedas decirle a la otra persona
" Sin ti me lo paso bien"
Y entonces..estarás preparado para vivir en pareja.
 
 
Todo amor que no produce paz sino angustia o culpa está contaminado de codependencia. este tipo de amor es sumamente destructivo. Al no producir paz interior ni crecimiento espirítual no lleva a la felicidad.
 
La coedependencia crea amargura, angustia, enojo y culpabilidad irracional. El fruto del amor debe ser el amor y la alegría. Si no es así, algo anda mal
 
Una de las características de la persona codependiente es que no confian en la otra persona a la que trata de influir. Esto lo demuestra persiguiendola, tratando de controlarla, diciendole lo que tiene que hacer…
 
 Dra Doris
 
En cierta ocasión, en una elegante recepción de bienvenida preguntarón a la esposa del festejado:
¿Te hace feliz tu esposo? ¿Verdaderamente te hace feliz?
El esposo que estaba cerca oyó la conversación, pensando que su mujer diría que sí.
Para su sorpresa y la de los demás, su esposa respondió con un rotundo NO, no me hace feliz.
 
En la sala se hizo un incomodo silencio y el marido se quedo petrificado.
 
Ella se acomodó el chal sobre los hombros y respondió:
No, él no me hace feliz…..Yo soy feliz
 
El hecho de que yo sea feliz o no, no depende de él sino de mi.
Yo soy la única persona de quien depende mi felicidad, si mi felicidad dependiera de otra persona, cosa o circunstancia estaría en serios problemas.
Todo en esta vida cambia constantemente, el ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima, los placeres…
Yo decido ser feliz y lo demás son experiencias o circunstancias como ayudar, comprender, aceptar, escuchar…
 
La felicidad siempre se apoyará en el verdadero perdón, en el amar a sí mismo y a los demás.
No es responsabilidad de mi esposo hacerme feliz, él también tiene sus circunstancias y sus experiencias.
El amar verdaderamente es díficil, es dar amor y perdonar incondicionalmente, vivir y tomar las experiencias o circunstancias como son.
 
Hay gente que dice: No puedo ser feliz porque estoy enfermo, no tengo dinero, hace mucho calor, me insultaron, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró…
Pero se puede ser feliz aunque estes enfermo, haga calor, no tengas dinero, alguien te haya insultado, alguien no te amo o no te valoró..
Ser feliz es una actitud ante la vida y tú decides
 
Sonrisa