Existe la típica creencia de que el cambio, tan deseado y tan lejano, vendra con la unión de las fuerzas entre los individuos. los problemas resultan demasiado pesados, numerosos y complejos para que una sóla persona pueda cargar con todos ellos y salir con vida.
Sin embargo la acción individual es mucho más fuerte y poderosa que la colectiva porque posee una base sólida, única y la colectiva se asienta en ideas que van y vienen, en consignas que no tardan en desaparecer, lo que representa una acción voluble y fácil de romper.
 
Los cambios en la sociedad proceden del interior de cada uno, pero un individuo influye en la masa, está solo es un concepto y unicamente existen individuos que se relacionan, el verdadero cambio es individual y no se da por medio de influencias.
 
Depender de otros factores y personas significa atraer el miedo, no hacerse responsable de las propias actuaciones y representa simple inseguridad.
 
Para cambiar la sociedad, para alcanzar la paz mundial, se debe empezar por cambiarse uno mismo ya que la revolución empieza cerca, en las relaciones del día a día.
La crisis reside en el interior de los individuos y ello se refleja en el mundo, pero la infelicidad no se resuelve mediante la busqueda de algo lejano sino a traves de uno mismo
 
Krishnamurti