Cada uno interpreta una farsa de una clase u otra para atraer la energía y la atención del otro, todas se formaron en los inicios de nuestra vida familiar.
Una vez que las hayamos identificado las podremos rebasar y alcanzar la libertad de ser algo más que la farsa inconsciente que representamos.
Podemos tener más de una farsa, pero una será la dominante, existen cuatro farsas :
 
RESERVADOS se apartan pareciendo misteriosos y lleno de secretos, se dice a sí mismo que obra con cautela, pero lo que realmente hace es confiar en que alguién será atraido por la farsa para intentar deducir que pasa con el reservado, forzando a la otra persona a insistir indagar, escudriñar y así él recibe atención y energía.
Por desdicha cuando se muestra reservado su vida evoluciona lentamente, puesto que siempre repite la misma escena.
 
INTERROGADOR construye una farsa en la que hace preguntas y sondea el mundo de la otra persona con la intención de encontrar algo censurable. Cuando lo ha encontrado critica ese aspecto de la vida del otro.
Si la persona criticada se incorpora a esta farsa se sentira cohibida, timida, presta atención a cuanto está hace y piensa, se juzga a si misma en función de lo que el interrogador este pensando y le proporciona así energía.
 
POBRE DE MI O VICTIMAS  cuenta las cosas horribles que le ocurren dando a entender que somos responsables y si nos negamos a ayudarles continuaran pasando cosas horribles, siempre pesimistas atraen la atención con suspiros y penas.
 
INTIMIDADOR hacen que se les preste atención a base de gritos, amenazas verbales o fisicas, es la más agresiva de todas.
 
Las personas reservadas crean interrogadores y las interrogadoras hacen reservada a la gente….es una farsa que se va perpetuando
 Los intimidadores crean la farsa del pobre de mi o de otro intimidador
 
Del libro de las nueve revelaciones
James Redfield