La idea rectora evitando las formulas matemáticas es simplemente afirmar: Una ligera variación al principio de un proceso produce en el resultado una variación grande y en su mayor parte imprevisible.
Una pequeña variación arriba puede producir una variación grande e imprevisible abajo. Eso es caos
 
Caos no es lo mismo que azar, pero ambos a menudo confluyen. Sin embargo, como suecede con el azar, el caos surge de hecho, de un orden que es demasiado complejo para que la mente humana lo comprenda o asimile o formule de un modo determinista. Y no obstante todo lo que ocurre en un proceso caótico está predeterminado por las leyes de la naturaleza.
 
Nuestro inestimable talento para las matemáticas y la física nos ha procurado conocimientos fiables sobre muchos de los procesos dinámicos de los sistemas. sabemos como se mueven muchas cosas, desde los protones hasta los planetas. Podemos predecir con gran exactitud el regreso del cometa Halley cada setenta y seis años, porque su orbita es un elipse.
 
Pero nadie puede predecir dónde caerá un sólo copo de nieve, desde el momento que abandona la nube, aunque su suave trayectoria descendente, acompañada de remolinos, cambios de dirección y giros, esté predeterminada por férreas leyes de la naturaleza, igual que la del cometa Halley. ¿Por qué no podemos pues predecirla?
 
Si nos equivocamos mucho en nuestras estimaciones, si hay otras variables que no tenemos en cuenta…nuestras predicciones estarian equivocadas.
Sólo la naturaleza conoce de antemano la trayectoria, nosotros podemos imitar pero no predecir.
 
Hay pautas complejas en el tiempo atmosférico, en las noticias, en el tráfico, en nuestras relaciones con nuestros semejantes, en los mercados económicos, en la politica internacional, al igual que en todos los procesos caóticos.
 
Usted puede salir a trabajar todas las mañanas como el copo abandona la nube y regresar a casa todas las noches. Pero lo que sucede entre su partida y su llegada es una combinación de orden ( las pautas que usted puede predecir) y caos ( las pautas que no puede predecir)
 
El ABC de la felicidad
Lou Marinoff