Un hombre puede vivir de dos maneras: puede vivir desde su periferia o desde su centro. La periferia pertenece al ego y el centro pertenece al ser.
Hagas lo que hagas, no será una acción; será siempre una reacción. Desde la periferia no hay acción, todo es reacción, nada viene de tu centro.
Desde el centro , la situación cambia diametralmente. desde el centro empiezas a actuar; por primera vez empiezas a existir por derecho propio.
 
Hay que entender con claridad la diferencia entre reacción y acción. Cuando actúas , el acto es siempre total. Cuando reaccionas no puede ser nunca total porque no estoy verdaderamente implicado. Sólo está implicada mi periferia.
 
Así pues, si amas desde tu periferia, tu amor nunca podrá ser total, será siempre parcial. Y eso es muy importante, porque si el amor es parcial, el espacio sobrante se llenará con odio. Si tu amabilidad es parcial, el espacio sobrante se llenará con crueldad. Si tu bondad es parcial ¿con que se llenará el espacio sobrante? Si tu Dios es parcial, necesitaras un diablo para el espacio restante.
 
Sólo cuando actuas desde el centro tus acciones son totales. Y cuando un acto es total, posee una belleza propia. Cuando el acto es total, se vive momento a momento. Cuando el acto es total, no carga con el recuerdo, no es necesario.
 
Osho
Conciencia
La clave para vivir en equilibrio