Una leyenda sioux cuenta que una pareja de enamorados, acudieron al sabio de la tribu para que les revelara el secreto del amor eterno.
 
El viejo hechicero miró a los jovenes y les pidió que capturaran un águila y un halcón.
La pareja cumplió la orden y acto seguido, preguntaron qué debian hacer con las aves.El sabio respondió:
 
Sujetad las aves y amarradlas entre si por las patas con estas tiras de cuero; cuando las hayais anudado, soltadlas para que vuelen libres
 
 
El joven guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El aguila y el halcón intentaron levantar el vuelo, pero sólo consiguieron revolcarse por el suelo. unos minutos después, irritadas por su incapacidad para volar, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta herirse.
 
 
Este es el conjuro. Jamás olvidéis lo que habéis visto. Sois como un aguila y un halcón; si os atáis el uno al otro, aunque lo hagais por amor, no sólo vivireis arrastrándoos, sino que además, tarde o temprano. empezareis a heriros el uno al otro.
Si quereis que el amor entre vosotros perdure, volad juntos……pero jamás atados 
 
EstrellaEstrellaEstrellaEstrella
 
 
Mi crecimiento depende del alcance de mi mirada;
lo lejos que llegue
depende de hasta dónde soy capaz de buscar;
mi visión depende de la profundidad de mi mirada;
lo que llegue a ser
depende de lo que soy capaz de soñar
 
Karen Ravn