Es fascinante:
 
 
Tener esperanza en el mañana.
Saber que después de la noche viene el día.
Vivir intensamente las emociones.
Saltar de alegría.
 
 
No invadir el espacio ajeno.
Ser espontaneo.
Apreciar el nacimiento del sol.
Amar a las personas incondicionalmente. 
 
 
Aprovechar todos los momentos.
Hacer trabajos voluntarios.
Vencer la depresión.
Confiar en la voz interior.
Perdonar a las personas.
 
 
Estimular la creatividad.
No perderse en los detalles.
Saltar, hecho un chiquillo.
Llorar de felicidad.
No dejar nada para mañana.
 
 
Tener pensamientos positivos.
Respetar los sentimientos ajenos.
Reir con franqueza.
Saber trabajar en equipo.
Ser sincero.
Encontrar la felicidad en las pequeñas cosas.
Entender que somos personas únicas.
Bailar sin miedo.
 
 
No apegarse a los bienes materiales.
Respirar la brisa del mar.
Oir la melodía suave de una fuente.
Observar la naturaleza.
Adorar un día de lluvía.
Tener motivaciones.
 
 
Cuidar las apariencias.
Descubrir que precisamos de otros.
Olvidar lo que ya paso.
Buscar nuevos horizontes.
Percibir que somos humanos.
Vencernos a nosotros mismos.
Ver la belleza del alma.
Vencer la pasividad.
 
 
Saber que la vida es consecuencia
de nuestras actitudes.
No criticar las decisiones.
Mimar el crecimiento interior.
Dejar acontecer.
Prácticar la humildad.
Adorar el calor humano.
 
 
Valorar las pequeñas victorias.
Vivir apasionado por la vida.
Visualizar sólo las cosas buenas.
Entender que hay límites.
Sólo arrepentirse de no ser feliz.
Hacer camaderia con los amigos.
 
 
Ver la vida con otros ojos.
Pensar en positivo.
Tener autoestima.
Colocar energía positiva.
en todo lo que se realice.
Crecer juntos.
 
 
Aprovechar las oportunidades.
Escuchar al corazón.
Acreditar la vida.
Dormir feliz.
Emanar vibraciones de AMOR.
Saber que estamos aquí de paso.
Mejorar las relaciones.