El lenguaje tiene muchas limitaciones. incluso los idiomas más cultos están muy limitados en lo que respecta al espacio interior del hombre. No tienen palabras para indicar esos estados, porque a pesar de que ha habido millones de personas, muy pocas han mirando en su interior. Y cuando , ocasionalmente, alguien mira en su interior, encuentra un espacio que no puede trasladarse a las palabras de ninguna forma.
Esta incapacidad para expresar algo ha confundido a mucha gente. Creen que lo no se puede expresar no existe. Creen que la capacidad de expresar y la existencia son forzosamente sinónimas. Pero no es así.
 
 
 
Cuando amas , el amor es tan vasto y enorme que simplemente os sentais cogidos de la mano, sin pronunciar una sóla palabra.
Ningún poeta ha podido ni podrá expresar jamás la verdadera experiencia del amor. El amor forma parte de tu realidad ordinaria, al igual que la dulzura o la acidez. Estos espacios interiores de meditación no son experiencias habituales, por eso cuando alguien se encuentra con ellos, no halla las palabras para describir lo que ha descubierto.
 
Osho
Creer en lo imposible antes del desayuno
La experiencia de la autentica realidad