Sevilla reluce dorada
la luz alumbra la Giralda
y se cuela entre las rejas
de los patios y las callejuelas
 
Nunca la Santa Cruz
fue tan florida y hermosa
clavos en forma de flores
para adornar al nazareno
 
Puentes sobre el río
cruce de gentes
mientras el sol baña
Triana, las capillas y conventos
 
Limoneros y naranjos
que inspiran al amor
a los poetas y saetas