El amor es como un bumerán, siempre vuelve a ti. Es posible que no proceda de la misma persona a la que tu se la diste, pero de una manera u otra volvera con creces.
Pero lo que no debes olvidar es que a diferencia de las posesiones materiales o del dinero, el amor es una fuente inagotable y todos podemos dar sin miedo a que se acabe. Cuando damos, no perdemos nada. De hecho la única manera de secar el amor es si no lo entregamos.
 
 
Todos llegamos a ser aquello que pensamos. Si abrigas pensamientos de rabia, experimentarás rabia; si los abrigas de entusiasmo, te sentiras entusiasmado; si tienes pensamientos felices, experimentarás felicidad….y si abrigas pensamientos de amor, experimentaras AMOR .Es así de sencillo.
 
 
Pese las dificultades y a la crueldad e hipocresía del mundo, cuando llenamos nuestros corazones de AMOR, la vida es hermosa
 
 
Adam J. Jackson