El sentido del humor positivo contribuye a afrontar los problemas porque todo se percibe a distancia, con capacidad para reírse de uno mismo y de todo, al entender que nada es tan importante como parece.
Entonces los problemas, imperfecciones, amenazas y desastres ya no nos asustan. Desde ese estado de sabiduría todo parece estupido y las mayores hazañas de los hombres de todos los tiempos parecen logros insignificantes, como dijo Charles Chaplin:
"La vida es una tragedia si se la contempla de cerca, pero es una divertida comedia si se la ve desde un plano general de conjunto."
 
Ante cualquier estado depresivo, preocupante, estresante o inquietante, nada sienta mejor ni tiene efectos más rápidos y beneficiosos en todos los sentidos que el humor positivo. ¿Ría! ¡Suelte ya esa sonora carcajada! Y si es posible, sea cariñoso, busque el abrazo fraternal y no olvide que el humor es el más potente antidepresivo.
 
Optimismo vital
Bernabé Tierno