La vida es como un sueño mágico o una inconmesurable representación teatral en la que el Universo infinito presta su decorado de esferas y estrellas.
El escenario es un pequeño planeta azul sobre el que se mueven seis mil millones de actores, todos convencidos de ser protagonistas de la creación y empeñados en convencer de ello tambien a los otros.
El hombre común vive su pápel a fondo, encendido unas veces por la pasión, aplanado otras, por la melancolía y distraído las más en cosillas de poco más o menos. A veces riendo, a veces llorando. Impulsado de pronto por la brisa del entusiasmo o varado en la calma chica del desencanto. Todo le afecta. Para él todo es real porque lo vive como tal.
 
Ese entender que las cosas no son como parecen, que todo es un juego de artificio, un juego fantastico creado por la mente y condenado a desvanecerse cuando la conciencia mude su sintonía, le permite al sabio hacer del drama comedia y así no abrasarse con el ardor de la pasión ni abatirse cuando menguan las luces de la esperanza y el mundo se cubre de sombras ominosas
 
Creo que éste es el mayor secreto de la sabiduría humana: Nada hay que temer.
Como ya intuyera Calderón de la Barca,
La vida es sólo un sueño y los sueños , sueños son.
 
autor no recordado…y fotocopiado el pensamiento