Tus disposiciones, capacidades y actitudes son reflejo de tus intenciones. Si te encuentras lleno de cólera, o temeroso, o estas resentido, o eres perjudicial o vengativo, tu intención es la de mantener a la gente a distancia
 
Tus intenciones crean la realidad que tú experimentas. Y este hecho va sucediendo de una manera inconsciente , hasta el momento mismo en que llegas a comprenderlo. Por tanto hay que estar atento a lo que uno proyecta. Este es el primer paso hacia el auténtico poder.
 
Por ejemplo puedes tratar de encontrar compañía y afecto, pero si tu intención insconciente es la de mantener a la gente a distancia, haran su aparición una y otra vez experiencias de separación y de daño hasta que llegues a comprender que eres tú mismo, quien las esta provocando.
Al final, elegirás crear armonía y amor. Elegiras hacer aflorar las corrientes de alta frecuencia que cada situación ofrece. y por último, llegarás a comprender que el amor lo purifica todo, y que esta en todas partes.
 
Gary Zukav