La primera lección del amor es no pedir amor, sino simplemente darlo. Da siempre. Y la gente está haciendo justo lo contrario. Incluso cuando dan, sólo dan con la idea de que el amor debería volver a ellos. Es un negocio.No comparten, no comparten libremente. Comparten con una condición. Siguen mirando por el rabillo del ojo a ver si vuelve o no. Gente muy pobre….no conocen el funcionamiento natural del amor. Tú simplemente da, y ya vendrá.
 
Y si no viene no hay nada de que preocuparse, porque un amante sabe que amar significa ser feliz. Si viene bien; entonces la felicidad se multiplica. Pero incluso si nunca viene de vuelta, el acto mismo de amar te hace tan feliz, tan extático….¿que importa si viene o no?
No pierdas ninguna oportunidad de amar. Incluso paseando por la calle puedes ser amoroso. incluso con un mendigo puedes ser amoroso. No es necesario que tengas que darle algo; puedes sonreir al menos. no cuesta nada, pero tu sonrisa misma hace que tu corazón esté más vivo
 
Osho
El libro de la mujer