Un campesino se sentó a la puerta de su casa a tomar el fresco.
Pasó un hombre que al verle pensó:
Este hombre es un perezoso, no trabaja y se pasa el día sin hacer nada.
 
Luego pasó otro caminante y pensó para sí:
Este hombre es un mujeriego, esta todo el día sentado para ver a las mujeres y alternar con ellas.
 
Pasó otro viajero y penso para sí:
Este hombre es muy trabajador, ha trabajado todo el día y ahora se toma un merecido descanso
 
Enseñanza:
 
No podemos decir mucho del carácter y constumbres del campesino , pero sí que podemos decir algo de los tres hombres que pasaron por el camino.
 
Del primer podemos decir que era un perezoso, del segundo que era un mujeriego y del tercero que era un hombre muy trabajador.