Una de las lecciones más importantes de la vida es aprender a ser independiente de los compromisos, resultados, opiniones, expectativas, terminar con la dependencia de cualquier persona o cosa.
 
El amor no es nunca una dependencia.
 
El amor es un estado absoluto incondicional y eterno que no exige nada a cambio.